Marcomanos: el Milagro de la lluvia

Acontecía el año 172 d.C. cuando la Legio XII Fulminata se encontraba encerrada en la fortaleza de Musov en pleno territorio marcomano. Lo más sorprendente era que junto a la legión se encontraba nada menos que el césar Marco Aurelio. Los marcomanos mediante un movimiento de pinzas habían rodeado el campamento romano estando a punto de caer. Pero de repente un rayo impactó sobre una torreta de asalto marcomana haciéndola saltar por los aires y a continuación se desató una torrencial lluvia. Los marcomanos creyendo ser víctimas de la ira de sus dioses huyeron pues temían estas tormentas pensando que se trataba de castigos divinos. Algunos legionarios achacaron este desenlace a las oraciones cristianas y otros a los sacrificios efectuados por Marco Aurelio. A esta victoria se le llamó el Milagro de la lluvia

La figura

Pertenece a la marca Pegado Modelos y es de 75 mm en metal blanco. Es relativamente fácil de montar aunque tuve algún problema a la hora de pegar el torso a las piernas ya que no conseguía limar ambas partes para que cuadrasen sin haber ningún agujero. Después de mucho intentarlo no tuve más remedio que pegarlo y tapar con masilla las zonas que quedaron al descubierto. Por lo demás, no hubo mayor dificultad al pegar la capa, escudo y brazos así como la daga y la espada.

Con relación a la pintura, la principal dificultad fue la de elegir los colores de la capa y del pantalón. El pantalón lo pinte a cuadros grandes en color marrón y ocre. En cuanto a la capa tenía dos opciones, de un solo color (azul o verde) o meterme en jaleos y decorarla con cuadros al estilo celta. Después de pensarlo bastante, opté por arriesgarme y pintar cuadritos y líneas. Utilice para ello cinta carrocero para que no me saliesen muy torcidas las líneas. Espero que no me haya quedado muy mal, yo estoy bastante satisfecho.

Otra dificultad fue la de pintar las cintas de las piernas ya que están muy juntas pero se debe ver bien las líneas que las separan unas de otras.

Uno de los detalles más impresionantes de esta figura es la barba y el pelo del marcomano. Decidí que fuese rubio ya que me gustaba más que la propuesta de la marca. Me costó parte de mi vista pintar los mechones que descansan sobre la ropa, pero valió la pena:

El escudo también me costó un poco ya que no se me da muy bien lo de la simetría, pero no quedó mal del todo.

La lorica  escamata es muy vistosa, al igual que la camisola que la pinté de rojo, como base, y con ocre amarillo para las luces. La espada es muy vistosa y nada que ver con la gladius romana. La funda está pintada a cuadros de dos colores.

El terreno está fabricado por mí y he querido pintarlos de una manera que asemejase a un ambiente húmedo a base de verdes y marrones.

Anuncios

Avance de mi nueva figura

Sigo enfrascado con la pintura de esta magnífica figura de Pegado Modelos.

He pasado bastante tiempo con la lorica esquamata y con la camisola. Más tarde he pintado los brazos para ver como queda en conjunto.

Una nueva figura

Una nueva figura está en marcha. Se trata de una 75 mm de la marca Pegado Modelos. Elegí esta preciosa figura ya que no tenía en mi colección ningún guerrero bárbaro de la época del Imperio Romano.

La imagen que enseño es de la figura medio montada, con la capa de imprimación y zonas con las primeras capas de pintura.

Seguiré informando.

Busto vikingo

Hola:

En mi colección de figuras pintadas por mi hay muy pocos bustos. Tuve la suerte de adquirir un busto de 200 mm de la marca Andrea miniaturas correspondiente a un centurión romano que fue una pasada pintarlo. Luego compre otro mucho más pequeño sin marca reconocida de un bárbaro con hacha y espada a la espalda muy interesante. Y antes del verano, a petición de mi hijo, adquirí un tercero que es el que me lleva en esta entrada.

Se trata de un vikingo que se supone es de Andrea miniaturas pero que tengo mis dudas. Es completamente de resina , a excepción del casco que es de metal, y que va en a sola pieza con peana y todo.

Tiene grandes detalles pero es posible que no se aprecien como me gustaría en las sencillas fotografías que aporto y que están hechas con mi propio móvil.

Lo que está claro es que el detalle más espectacular es la expresión de la cara llena de furia y odio. No os perdáis la boca, donde se pueden apreciar dientes, labios y encías.

El pelo es otra parte perfectamente moldeada, al igual que la piel de oso que viste. Al estar en una sola pieza ( menos el casco), la pintura ha sido complicada ya que era muy fácil manchar zonas ya pintadas. De todas formas, lo que más me ha costado ha sido obtener el color de carne: espero haber acertado con las diferentes mezclas.

Desgraciadamente no consigo que detalles como los ojos se aprecien como quisiera con mis sencillas fotografías.

Muchas veces me han expresado la enorme dificultad de pintar las pupilas pero yo le encuentro más dificultad a las diminutas líneas que hay en los párpados y que delimitan el globo ocular done tienes que pintar zonas oscuras y claras en un escaso espacio.

Un bonito busto que va a la colección particular de mi hijo.

Los zuavos en la Guerra Civil americana

La verdad es que no conocía este cuerpo de élite y su fabulosa historia. Siempre me había atraído su colorido uniforme pero nada más. El caso es que adquirí la figura que hoy me trae y como siempre me interesé por saber algo más antes de comenzar a trabajar con ella sorprendiéndome mucho la trayectoria de estas unidades de élite.

Los zuavos lucharon en diferentes contiendas como fueron la de Crimea, México, Chile, Italia y la Guerra Civil en Estados Unidos. Se creó en la Guerra de Argel por parte del ejército francés y destacó por su valentía y fiereza en el combate. Con la entrada de las nuevas armas como las ametralladoras las cargas a bayoneta calada con sus uniformes decimonoicos ya no tuvieron sentido y fueron desapareciendo.

Aunque lo más llama la atención es su vestimenta tan colorida y que consta de chaqueta corta sin cuello, el pantalón tipo calzón (Sarouel), una faja de más de tres metros y el gorro tipo fez. Un uniforme verdaderamente bonito.

 

La figura

Pertenece a la marca Hidalgo Beneito miniaturas, de 54 mm en metal blanco. No tiene prácticamente dificultad de montaje a excepción de los brazos que deben estar bien colocados para poderse apoyar en el rifle.

Debo decir que pintar el pantalón no me ha producido ningún problema (con el color escarlata) pero la chaqueta si me ha costado mucho llegar a conseguir el azul que me gustase ya que no terminaba de convencerme el tono. Pero al final creo que me ha quedado muy parecido a la imagen de la cajita.

 

La cara también tiene lo suyo, y la franja amarilla del gorro que termina en una borla necesita mucho pulso y vista. La decoración de la chaqueta menos mal que la lleva en relieve, lo que ayuda un montón, pero es fácil salirte y solo gracias a las gafas lupa lo puedo conseguir (mi vista no es lo que era)

Los complementos que lleva la figura me encantan, desde la mochila y su manta, hasta la cartera para llevar la munición, pasando por la bayoneta, cantimplora y el cazo.

 

Pero para alucinar es el rifle Remington super bien modelado con todos los detalles que tiene el real.

Como siempre dejo el comentario del escenario para el final: volví a utilizar una pequeña rama, que retoque un poco,  a modo de tocón de árbol, y junto a él añadí al terreno matas artificiales que previamente pinté de color verde oscuro para rellenar la escena. También de nuevo utilicé la pasta (de Vallejo) que compré hace poco para crear el terreno y que tan buen resultado da. “Cuatro” piedrecitas más y una mezcla de césped fibra color verde con tierra  para recrear vegetación baja fueron suficientes para terminar la viñeta. Escenario sencillo: lo importante es la figura.

 

Más

Nuevo escenario

He decidido cambiar de escenario a mi figura del teniente coronel Custer. Me pareció que era mejor utilizar una peana más pequeña aunque tuviera que quitar la mesa que aparece junto a la figura, ya que la que tenia en un principio era demasiado grande para una figura de 54 mm. Lo que he hecho es utilizar el típico montículo de piedras que aparecen en las películas de vaqueros y que tenía de otra figura.

De esta manera, la figura queda más espectacular, oteando el horizonte, y su escenario no desentona.

He aprovechado para retocar un poco la cara y algún otro detalle más de la figura aunque poca cosa.

Viñeta 54 mm

Por fin he terminado el terreno para las dos últimas figuras. El proyecto era realizar una escena con el mongol y el caballero medieval con la idea de rememorar la Batalla de Liegnitz en 1241. Las hordas de Batu Kan (nieto de Gesgis Kan) se enfrentaron a una alianza encabezada por Enrique II el Piadoso, duque de Silesia, que defendía el territorio de los Estados polacos de las ansias de expansión del imperio mogol.

 

El desenlace fue desastroso para el ejército polaco: la cabeza de Enrique II el Piadoso fue paseada insertada en una lanza por los muros de Liegnitz ante el estupor de sus habitantes.

 

 

La táctica exitosa de los mongoles fue la de con sus flechas disparar a  las monturas para ya en el suelo rematarlos con las lanzas o con los sables. En mi viñeta he querido recrear esa escena.

 

 

 

 

 

 

 

Para el terreno he utilizado por primera vez una pasta de la marca Vallejo y he quedado muy contento. Primero apliqué una capa de pasta de modelar en la peana. Luego, una vez seca y pintada con tierra oscura, ya utilicé el nuevo producto junto con piedras pequeñas y grandes así como matas de varios colores.

 

Termino con una fotografía donde se puede ver la fuerza que tienen ambas figuras, espada en mano luchando por su vida…


Caballero medieval polaco

Breve historia

Polonia en el 1241 sufrió el ataque de los mongoles de Batu Kan (nieto de Gesgis Kan). El ejército polaco estaba compuesto por unos 40.000 efectivos, los cuales eran en su mayoría de caballería. La táctica mongol consistía en derribar los caballos con sus flechas, ya que era más difícil abatir a los caballeros bien provistos de armadura. Luego, una vez en el suelo, los eliminaban con sus sables y picas.

La figura muestra el combate de un caballero una vez desprovisto de su cabalgadura.

la figura

Pertenece a la marca Durendal de 54 mm en metal blanco, fácil de montar y con grandes detalles de loss que destacaría la expresión de su cara y la posición de ataque.

Lo primero que tuve que hacer fue elegir el color de la vestimenta del caballero. Aunque la marca proponía el color amarillo preferí el rojo ya que en algunas imágenes ese era el color de algunos caballeros polacos de esa época. Lo segundo fue elegir la decoración del escudo. Podía haber elegido una simple cruz, pero al final me atrevía a pintar el escudo de Enrique II el Piadoso.

La pintura

La cara es complicada de pintar ya que siempre que están dentro del casco es difícil de meter el pincel para los ojos, pómulos, etc. El resto de la figura, a excepción del escudo, tiene menos dificultad y todo se reduce a sacar luces y sombras del color base.

El cinturón y la funda de la espada no quise pintarla con el color que sugiere la marca y preferí darle el marrón cuero con las mezclas de naranja y negro. Para las luces le añadí un poco de carne, y para  las cuerdas que se ven en la funda utilicé un ocre claro.

La cota de malla está pintada con una capa base de negro brillante y acero engrasado, para luego hacer luces con acero normal y un poco de plata al final. Siempre he reconocido que no me va muy bien con los dibujos en escudos y vestidos pero tenía que intentarlo ya que era la mejor manera de que la figura se convirtiese en un caballero polaco y no de otro parte de la Europa Medival. Espero que el resultado esté más o menos bien. La figura va a ir junto con el mongol que pinté antes de las Navidades en un terreno y peana diferentes al que aparece en estas imágenes, pero esa será otra historia…

Es la primera figura que pinto de esta marca y he de dicir que el precio es muy bueno con relación a la calidad.

 

 

 

 

 

 

La tradición continúa.. 

Otro año más hemos montado el Belén en casa. Todos han colaborado: mi mujer colocó el paño verde que cubre el tablero y la decoración de alrededor. Después nos tocó a mi hijo su novia y yo: primero las montañas de corcho y luego el serrín a modo de tierra, para terminar colocando las más de cien figuritas.

A mi hijo le gusta añadir figuras de fantasía y ya se ha convertido en una nueva tradición que quizás la continúen sus hijos… quien sabe.

Dejo varias fotos para que veáis el resultado.


Espero que os guste. Feliz Navidad.

Feliz Navidad

Nos acercamos a ese tiempo tan mágico como es la Navidad. Como he publicado en otras ocasiones, no me dejo llevar por las ideas simplistas que muchas veces oyes sobre estas fechas. No me importa que seguramente no naciese en diciembre, no me importa si se copiaron de esta o aquella creencia anterior, no me importa lo del consumismo, no me importa los que dicen eso de que ya nadie cree… No me importa nada.

Es cierto que con el paso de los años ( sobre todo con la falta de muchos de mis seres más queridos ) cada vez me es más difícil encontrar el espíritu de la Navidad, pero cuando flaqueo siempre veo a mi hijo y a mis sobrinos y pienso que ellos no deben pagar mi terrible nostalgia y recupero la ilusión.

Así que seguramente en el puente de la Inmaculada Concepción me levantaré, decoraré el árbol y montaré mi belén… como siempre.

Todas las Navidades intento pintar alguna figura relacionada con estas maravillosas fiestas. Este año he desempolvado una figura que me sobró de un nacimiento que pinté hace unos años a mi hermano. Mide unos diez centímetros y está hecha en resina:

Como podéis ver se trata de un pastorcillo arrodillado y portando un pequeño cordero. La verdad es que está bastante bien esculpido aunque hay zonas que no lo están tanto. Me pasé un buen rato puliendo esas zonas para mejorar su aspecto y aun así han quedado poco naturales. Podréis ver lo que quiero decir en lo que es la camisola o en el sombrero. La capa también está rebajada ya que tenía unas marcas como de veta de madera que no me gustaban, e incluso le añadí una fina capa de masilla de modelar para eliminarlas completamente. También le añadí a la bota una pequeña lámina de masilla a modo de forro de lana.

En lo que más intenté esmerarme es en la cara ya que está muy bien hecha y se podía pintar muy bien. Los ojos estaban bien marcados, la boca bastante real, y en general todas las facciones incluido el poco pelo que se le aprecia bajo el sombrero. Con relación a los colores elegidos, como siempre me costó elegirlos. Dos fueron las grandes dificultades: el color de la camisola (que al final me decanté por un granate y que más tarde al añadirle las franjas blancas quedé muy satisfecho) y el corderito con el que tuve que ver dibujos en la red para no pintarlo todo de blanco como hubiera sido lo más fácil. Al final le apliqué una capa de beige y luego lo ensucié con un color tierra.

Bueno, espero que guste.

Os deseo a todos una feliz Navidad.

Anteriores Entradas antiguas

Mis figuras en eBay

En ocasiones tengo figuras pintadas por mí en eBay a muy buen precio.
A %d blogueros les gusta esto: